¿Traducción sí o no?



La traducción de los títulos de las películas y obras de teatro es algo bastante frecuente. El Marketing tiene un gran poder y Hollywood nos ofrece en bandeja, bonitas traducciones de películas que, si se tradujeran literalmente del Inglés al español o italiano o francés, muy probablemente no significarían nada. Obviamente, esto es un pequeño ejemplo, se habla únicamente de la traducción de títulos de películas. La comunicación es la punta del iceberg, lo que nos ayuda a relacionarnos con el mundo.

¿Es justo y necesario traducir el título de una película? O tal vez ¿es el caso, ahora que todos buscamos películas en su versión original, dejar rienda suelta a la imaginación?

Desde siempre en el sur de Europa y más allá, la traducción es automática. Sólo en muy pocos casos el título sigue siendo el mismo. Este es un hecho, no sólo para la traducción del Inglés al español o italiano y francés, sino también del francés al español y viceversa.

Sin duda, todo se hace con buena intención, para atraer al público y darles la oportunidad a todos de entender más o menos de qué va la película, que desde cierto punto de vista es correcto y aceptable.

A menudo el título real de la película, no tiene nada que ver con la traducción, pero es cierto que hay que captar la curiosidad de los espectadores, ya que de lo contrario se corre el riesgo de no vender el producto, y esto no puede suceder.

Veamos algunos ejemplos.

The texas chainsaw massacre: La matanza de Texas

Bueno más o menos está bien, tuvo un gran éxito.

Onora il padre e la madre: Before the devil knows you’re dead.

Esto casi se lo perdonamos, porque el título original se refiere a un proverbio irlandés y la traducción literal no hubiera sido muy clara.

Rosemary’s baby: La Semilla del Diablo traducido literalmente El bebé de Rosamary.

Cualquiera que conozca esta película, en realidad puede darse cuenta de que la traducción literaria, no tiene nada que ver con la peli.

The parent trap: Tú a Londres y yo a California; La trampa para los padres.

Tal vez en este caso podría quedarse.

Breakfast at Tiffany’s: desayunos con diamantes; desayunos en Tiffany.

Una vez más podemos captar la idea.

Estos son sólo algunos ejemplos.

¿Os podéis imaginar cuántas películas se han traducido? Millones y millones.

Entonces, ¿Vosotros qué pensáis? ¿Traducción sí o no?

Idiomeros, a La Idiomería le gustaría saber su punto de vista.

Categorías

academia (99) Academia de Idiomas (98) castellano (98) formacion (98) Francés (98) idioma (98) Ingles (99) italiano (98) lenguaje (91) Madrid (99) musica (95) Portugués (98)