Mis errores austriacos aprendiendo idiomas

 la_idiomeria_escuela_de_idiomas_en_madrid_mis_errores


Primero pensé en aprender español hace unos 6 años, cuando conocí a algunos españoles en mi residencia estudiantil en Viena. Creo que mi inglés no era tan bueno en aquel entonces, porque solo lo hablaba en la clase de inglés en la escuela. Apenas puedo recordar esa vez, porque fue hace seis años y también porque he cambiado mucho desde entonces. A menudo escuchaba a mis amigos españoles y comencé a tomar clases de español en la Universidad. Al aprender otro idioma extranjero cada vez tenía más contacto con personas no austríacas, lo que significaba que hablaba más en inglés y en español que nunca. En este momento estoy viviendo en Madrid, mi nivel de español todavía no es muy alto pero definitivamente es lo suficientemente bueno para tener conversaciones cotidianas y para sobrevivir. Una cosa de la que a menudo me doy cuenta cuando hablo con los miembros de mi familia o con mis estudiantes alemanes es que muchas personas tienen miedo de cometer errores cuando hablan en otro idioma, lo que a menudo les impide hablar. En ocasiones, cuando se habla otro idioma, los errores son inevitables, es posible que se cometan errores ¡y eso es bueno porque así es como aprendemos! Creo que tengo una ligera tendencia a decir lo que me viene a la mente, también sabiendo que podría ser vergonzoso, pero todavía lo hago a menudo. Realmente no puedo explicar por qué, tal vez porque aparte del temor a que pueda fallar, la emoción ante lo desconocido, lo que podría suceder si lo hiciera o por el hecho de ser un poco lento, a veces tengo vergüenza en algunas situaciones. A veces me doy cuenta de ello horas después en casa cuando me viene a la cabeza aquella situación. Te contaré algunos de mis gloriosos momentos al final del artículo. Creo que me metí en tantas situaciones posiblemente embarazosas que creo que ya no son tan embarazosas. Al igual que este artículo, se suponía que debía dar una clase de alemán hoy en la escuela de idiomas en la que actualmente estoy trabajando pero el estudiante no apareció. Entonces, me pidieron si podría hacer otro trabajo: escribir un artículo para un blog. Así que estoy sentado aquí en la escuela de idiomas frente a la computadora con una taza de té caliente a mi lado, escribiendo un artículo para el blog. Puede que nunca lo hubiera hecho antes pero estoy escribiendo en un idioma que no es mi lengua materna ( Así que por favor no me juzgues). Pero lo bueno de estas experiencias es que ya no tengo miedo. No tengo miedo de usar una nueva palabra que acabo de escuchar, sin saber su significado exacto, preguntarle a la gente por su significado, o reunirme con algunos compañeros de intercambio de idiomas y hablar durante 30 minutos en otro idioma porque a veces cometo errores y lo sé. También mi compañero de idioma y otros estudiantes de idiomas lo hacen, y eso es parte del proceso. Aprendemos, lo intentamos, podemos cometer algún error, lo corregimos y lo mejoramos. ¿Te reirías si una persona que acaba de aprender tu idioma comete un error al intentar formar una oración en tu idioma? Exactamente. Y la mayoría de las otras personas tampoco. Así que, llegando al final de este artículo, todavía necesito contarte cosas acerca de las vergonzosas experiencias que te prometí ... ¡Uff!.

Ahí vamos: Creo que nunca olvidaré una vez cuando estaba participando en un estudio de la Universidad en la que tuvimos que hacer una prueba con algunos niños de primaria de una escuela estadounidense en Austria. Todos allí hablaban inglés, por supuesto. Entonces, fui a la clase y quería recoger a dos niños y hacer las pruebas con ellos, Lisa y Paul. Recuerdo que la maestra me preguntó: ¿a quién quieres llevar primero? Y recuerdo que respondí: Hum, primero haré a Lisa y luego a Paul. Recuerdo lo irritada que estaba porque me miró muy extrañamente durante unos dos segundos. En casa, cuando la situación volvió a mi mente, me di cuenta del porqué.

O esa otra vez cuando le dije a mi familia Au Pair francesa que este delicioso dulce que tenemos en Austria llamado "Mozartkugeln" significa "les boules de Mozart". Lo cual NO es así porque el caramelo no se llama "bolas de Mozart", pero - y todavía no puedo traducirlo a otro idioma - "¿Bola de Mozart? ¿Scoop de Mozart? ¿Tazón de Mozart? - Aprender otros idiomas puede ser tan confuso... pero lo amo tanto que vale la pena.

O J.

Categorías

academia (99) Academia de Idiomas (98) castellano (98) formacion (98) Francés (98) idioma (98) Ingles (99) italiano (98) lenguaje (91) Madrid (99) musica (95) Portugués (98)